Saltar la navegación

Funciones nerviosas complejas: el cerebro humano

Muchos de los aspectos estructurales y fisiológicos del sistema nervioso humano son similares a los del resto de los vertebrados; sin embargo, el cerebro presenta notorias características diferenciales, las cuales son responsables de las capacidades que el ser humano tiene respecto de los animales.
A diferencia de los otros vertebrados, el cerebro de los mamíferos presenta un gran desarrollo de la corteza cerebral (neopalio). Está cubierta de sustancia gris es el mejor centro de coordinación del organismo, como así también es responsable de lo que denominamos inteligencia y conciencia.
Los estudios realizados hasta el presente permitieron comprobar que las numerosas y complejas funciones que cumple la corteza cerebral son llevadas a cabo por regiones distintas e identificables: las áreas corticales. En términos generales, estas pueden agruparse en: áreas sensoriales, encargadas de interpretar los impulsos sensitivos que llegan al cerebro; áreas motoras, que controlan la actividad muscular; y áreas de asociación, que integran la información sensorial con la motora y se relacionan con los procesos emocionales e intelectuales.


1. Área somatosensitiva. Recibe las sensaciones de la piel, los músculos y las vísceras.
2. Área somatopsíquica. Integra e interpreta las sensaciones recibidas por el área somatosensitiva.
3. Área auditiva. Interpreta las características básicas de los estímulos sonoros.
4. Área de asociación auditiva. Interpreta y asocia en forma consciente los estímulos sonoros. A través de ella, se interpreta el lenguaje.
5. Área visual. Recibe los estímulos visuales e interpreta los colores, la forma y el movimiento de los objetos.
6. Área de asociación visual. Interpreta y asocia de manera consciente los estímulos visuales. Identifica y evalúa los objetos observados.
7. Áreas del gusto y del olfato. Reciben los estímulos gustativos y olfativos.
8. Áreas de asociación del gusto y del olfato. Interpretan los distintos sabores y olores.
9. Área gnóstica. Asocia e integra los estímulos provenientes de las distintas áreas y da origen a uno solo y general. Analiza las causas y las consecuencias de los hechos.
10. Área de motricidad consciente y voluntaria. Controla los movimientos musculares voluntarios.
11. Áreas del lenguaje. El área de Broca controla la capacidad de hablar y el área de Wernicke se relaciona con la comprensión del lenguaje.
12. Áreas del pensamiento abstracto y la memoria. En el lóbulo prefrontal se encuentran los centros de la reflexión y de la memoria reciente (de corto plazo, por ejemplo, la memorización de un número telefónico), de la interpretación de los cálculos matemáticos, el pensamiento abstracto, las leyes sociales y morales y el dolor afectivo. Las distintas estructuras del sistema límbico (hipocampo, amígdala) se asocian más bien con la memoria remota (evocación de un recuerdo).